Noticias
fisioterapia_covid_el_ejido.jpg

Se ha publicado recientemente que personas con patologías previas relacionadas con el sobrepeso y la obesidad (Indice de Masa Corporal > 25 kg/m²), directa o indirectamente, han sido un número importante de pacientes que ha contraído la COVID-19. La edad también se ha visto como un factor determinante, siendo la población mayor de 60 años la más perjudicada. Es por ello que recalcamos la gran importancia del ejercicio físico para la prevención de enfermedades, ya que está altamente demostrado que este nos ayuda a mejorar el sistema inmune, reduciendo el tejido graso, mejorando la capacidad cardiorrespiratoria, aumentando la homeostasis metabólica (la cantidad de calorías o energía que consumimos) así como la reducción de procesos inflamatorios.

Tal y como asegura el siguiente artículo (1), con programas de ejercicio correctamente realizados y supervisados podremos reducir las probabilidades de infección, también las de contraer patologías derivadas, o directamente reducir la tasa de mortalidad en la COVID-19.

Otro artículo también reciente (2) apunta en esa misma dirección, incluso especifica concretamente a través de que procesos el ejercicio físico, consigue poner en marcha procesos que modulan la respuesta de nuestro sistema inmune ante las posibles amenazas externas. Pero, a pesar de todos los beneficios que nos aporta un estilo de vida activo, no debemos olvidar que la exposición al virus debe controlarse, aunque practiquemos ejercicio correremos también riesgo de contagio si no tomamos medidas de prevención. Lo mejor que podemos hacer, tal y como nos apunta el American College of Sports Medicine en su blog (3), es entrenar en un ambiente seguro que nos permita ayudar al sistema inmune a fortalecerse, incluso para que en caso de contraer el virus podamos reducir sus efectos perjudiciales o la incidencia de contagio a otras personas.

 

En Clínica Cemtrun, clínica de fisioterapia en El Ejido, estamos preparados para poder ayudarte a practicar ejercicio físico de forma segura, con normas y medidas de seguridad, que garantizan un ambiente en el que ponerse en forma no sea un riesgo para ti o los que conviven contigo. Te animamos a que practiques ejercicio físico con la ayuda de un profesional cualificado, para mejorar tu calidad de vida y reducir al mínimo posible el riesgo de padecer enfermedades infecciosas como la COVID-19.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Wang M, Baker JS, Quan W, Shen S, Fekete G and Gu Y (2020) A Preventive Role of Exercise Across the Coronavirus 2 (SARS-CoV-2) Pandemic. Front. Physiol. 11:572718. doi: 10.3389/fphys.2020.572718

 

  1. Fernández-Lázaro D, González-Bernal JJ, Sánchez-Serrano N, Navascués LJ, Ascaso-Del-Río A, Mielgo-Ayuso J. Physical Exercise as a Multimodal Tool for COVID-19: Could It Be Used as a Preventive Strategy? Int J Environ Res Public Health. 2020 Nov 17;17(22):8496. doi: 10.3390/ijerph17228496.

 

  1. Simpson, R. J. Exercise, Inmunity and the COVID-19 Pandemic. American College of Sports Medicine. Extraído de: https://www.acsm.org/home/featured-blogs---homepage/acsm-blog/2020/03/30/exercise-immunity-covid-19-pandemic

estilo-de-vida_ejercicio_saludable_fisio_el_ejido.jpg

Hoy en día, la sociedad en general vive en un mundo cada vez más tecnológico. Gracias a esa diversa y variada tecnología que nos facilita el día a día, nuestros quehaceres y tiempo de ocio son cada vez más sedentarios, lo que termina ocasionando graves problemas de salud, por lo tanto, nos lleva a un estilo de vida insalubre. Ojo, con esto no digo que sea malo echar un rato de juegos de mesa o ver una buena peli tirados en el sofá, pero cuestiónate cuánto tiempo inviertes en mantenerte en movimiento y cuánto de quietud ¿Cuál gana?

Por nuestro trabajo, prácticamente a diario alguien nos expresa su preocupación por sentir dolor casi a diario. En muchos de estos casos, incorporar un ejercicio (mil veces mejor si es supervisado por un profesional) y mejorar la alimentación puede llevar a mejorar, controlar e incluso eliminar el dolor. Por otro lado, tras los últimos acontecimientos relacionados con la COVID-19, una gran parte de la población se ha dado cuenta del valor que tiene la salud, algo que me alegra y mucho. La sociedad cada vez es más consciente de la importancia del ejercicio físico para el autocuidado y mantenimiento/mejora de la salud. Además, esta pandemia también ha provocado que se empiece a hablar mucho del sistema inmunológico ya que nuestro cuerpo está siempre preparado para la batalla, los enemigos siempre están al acecho y son muy variados. La predisposición a la enfermedad es mayor cuando nuestro sistema inmune está debilitado. Mantener nuestro sistema inmunológico a tope es la mejor estrategia de defensa para superar las inclemencias que nos puedan venir en la vida.

EFECTOS POSITIVOS DEL EJERCICIO FÍSICO EN EL SISTEMA INMUNE

Uno de los pilares indispensable para mejorar el sistema inmune es la práctica de ejercicio y actividad física. Enumeraremos algunos aspectos importantes que mejorarán gracias al ejercicio:

  • Ejercicio físico y sistema inmune. Diversas investigaciones indican que el ejercicio de intensidad moderada hace más fuerte al sistema inmune y disminuye el riesgo de infección del tracto respiratorio superior. En cambio, el ejercicio prolongado y extenuante puede llevar al mal funcionamiento del sistema inmune, incluso a una suspensión temporal de la defensa del sistema.
  • Ejercicio y depresión. Por otro lado, la actividad física puede ayudar a mejorar los síntomas depresivos y/o ansiedad. Aunque aún no esté bien establecido los mecanismos antidepresivos, es un hecho los beneficios que el ejercicio proporciona en una variedad de procesos biológicos y psicosociales como el sistema endocrino, inflamación, autoestima, apoyo social... El ejercicio ayuda a provocar una potente sensación de bienestar.Existe una euforia inducida por la liberación de las famosas endorfinas fabricadas por nuestro propio cerebro. Esa euforia aumenta después de la práctica de ejercicio físico como correr, una ruta de senderismo, tu entrenamiento personal, clase grupal, … Por lo tanto, el ejercicio físico regular (si es dirigido por un profesional mil veces mejor) puede ayudar a mejorar los síntomas negativos a nivel emocional por la situación del COVID-19.
  • Ejercicio y prevención de la obesidad. Son muchos los estudios sobre el tratamiento y prevención de la obesidad a través del ejercicio y actividad física. Debido a la situación que estamos viviendo con la COVID-19, cada vez son más las investigaciones que señalan al sobrepeso y obesidad como un potente factor de riesgo. Siendo mayor el número de pacientes obesos en UCI con necesidad de respiradores dado al impacto de la obesidad en la función pulmonar.

En conclusión, son diversos y variados los beneficios de la práctica de actividades físico-deportivas y el mantenimiento de hábitos saludables. Los entrenadores debemos cuidar a nuestros clientes/alumnos/pacientes y debemos tener en cuenta sus necesidades, capacidades, gustos, … Considero que esta es algunas de las claves del éxito para que la práctica físico-deportiva se mantenga durante toda la vida. Por todo esto, es de vital importancia conocer a la persona que se pone en nuestras manos y establecer los programas de entrenamiento individualizados. Para que todo esto ocurra, ponte en manos de entrenadores cualificados y que adoren su trabajo.


lesiones_covid19_readaptacion_elejido.jpg

Después de meses de encierro durante la pandemia del coronavirus COVID-19, la
desescalada llega a su fin y nos acercamos a la denominada “nueva normalidad”.
Llevamos más de dos meses en los que el nivel de actividad física se ha reducido a
prácticamente cero, el teletrabajo nos ha hecho pasar más horas de las que
deberíamos sentados y han aparecido molestias y dolores que no teníamos antes del
confinamiento o que si teníamos, pero de una intensidad mucho más baja.
La falta de actividad física tiene un impacto muy negativo en nuestro cuerpo y nuestra
mente. Desde pérdida de masa muscular, funcionalidad, densidad mineral ósea,
pasando por empeoramiento general de la condición física hasta incluso cambios
emocionales y de calidad del sueño. Nuestro cuerpo pierde funcionalidad, nuestro
huesos, músculos y tendones se vuelven más débiles y nuestro sistema cardiovascular
pierde eficiencia.
El ser humano está diseñado para el movimiento y durante la desescalada y el paso a
la “nueva normalidad” debemos aumentar nuestro nivel de actividad física diaria y de
ejercicio físico, pero no todo vale.
Para reducir el riesgo de lesión en la vuelta a la actividad física durante la desescalada
y librarnos de ese dolor que nos ha acompañado durante el confinamiento, debemos
realizar un entrenamiento individualizado y funcional, adaptado a nuestras
necesidades y con un adecuado control de las cargas, pues estamos ante una situación
única en la que tenemos que adaptar el tiempo, la intensidad y la carga de forma muy
precisa para revertir los cambios en nuestro organismo y que la “nueva normalidad”
sea placentera en todos los sentidos.
Volver a disfrutar de lo que más te gusta, ya sea sólo, con tu pareja o con tus hijos es
posible, pero debes hacerlo poco a poco y con las medidas de seguridad necesarias
para que todo evolucione de manera correcta.


logo_bn

Clínica multidisciplinar situada en El Ejido, Almería, donde cuidamos de tu salud. Ponemos a tu disposición un centro vanguardista, con diversos especialistas experimentados en diferentes áreas.

Iago Dosil 2020 - Web Development